lunes, 15 de febrero de 2010

Campaña "Somos de aquí. Somos cántabros"

El 26 de octubre de 2009, El Diario Montañés, "decano de la prensa cántabra", pasa de imprimirse en La Albericia (Santander) a Zamudio (Vizcaya). Este hecho hace que el Diario Alerta se convierta en el único periódico que se imprime en Cantabria, una empresa 100% cántabra, integrada por personal de Cantabria y con a una plantilla de más de 20 empleados, según publicaron en su portada el 28 de octubre de 2009. El traslado motivó la campaña de Alerta: "Somos de aquí. Somos cántabros", que comenzó en el mes de septiembre (de la que iremos mostrando piezas).
El 27 de noviembre de 2009, doce cabeceras regionales de Vocento cambian de imagen, entre ellas El Diario Montañés. La campaña que Vocento lanzó (de la que también iremos mostrando piezas) previa a la fecha del cambio de imagen, hizo que Alerta endureciera su campaña cada vez más hasta llegar al estremo de la pieza (sin desperdicio) que ilustra este post, publicada el 15 de febrero de 2010.


La verdad sea dicha y según las estadísticas comerciales de mi amigo "Paco del Kiosco de enfrente", esta ofensiva lanzada por el Alerta, unida al cambio de formato en El Diario Montañés, donde se hace casi imposible encontrar la programación de TV y las noticias de Cantabria (motivando un gran desasosiego en mi suegro y en muchos de los ex-lectores del vilipendiado diario), han hecho crecer las ventas en nuestra Región del Diario Alerta.


Bromas a parte, creo que en este caso, nos encontramos ante un ejemplo de "marketing de guerra", quizás mal entendido y llevado hasta sus últimas consecuencias. Como en la estrategia militar, el Diario Alerta debería medir sus fuerzas y detenerse un instante a analizar si no estará exagerando el tamaño de su bandera.


En esta ocasión, la verdadera naturaleza del "marketing" no está siendo servir al cliente, sino burlar, flanquear y poner fuera de combate al competidor. En resumen, es una guerra donde el enemigo es la competencia y el cliente el territorio que se debe conquistar.

10 comentarios:

  1. La verdad es que no tiene desperdicio. Después de muchos años de aislacionismo entre ambas comunidades autónomas, creo que se hace imprescindible favorecer las relaciones bilaterales entre ambas autonomías, más allá de las prebendas que cada región lleve a Madrid. El juego político autonómico viene diseñado por el propio modelo de Estado, lo cual me hace pensar en la necesidad de fortalecer los pactos interautonómicos desde Madrid. La guerra entre autonomías no favorece a nadie. Y un mensaje que invite a la confrontación menos aún, pues convierte en el imaginario de la ciudadanía a cada región en una isla.Es la profundización en el estatuto de Cantabria lo que debe realizarse dese el consenso político.La acción del Alerta creo que no es otra cosa que generar un antivasquismo en Cantabria para vender más periódicos.
    Saludos y ánimos a Tresdesangre.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y el Mundo en Cantabria no se publica en Madrid? parece que sólo les molestan sus vecinos vascos. Creo que no construye nada y crea un odio sin sentido.
    Estoy de acuerdo en que siempre es mejor destacar tus puntos fuertes y no criticar los puntos negativos del contrario.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que más que campaña de publicidad es propaganda pura y dura. De la mala, por cierto. Es una pena que se recurra a este tipo de argumentos para defender un producto, aunque claro, supongo que a Alerta le cuesta encontrar su USP... Y aunque algunas personas interpreten esto como un acto de lucha o de crítica necesaria, quizá Alerta debería haber valorado cómo afecta una acción así a su imagen de marca, cómo les sitúa en el mercado definiéndose en función de tópicos y rivalidades estúpidas. Vamos que personalmente poco puedo esperar de un medio que sigue anclado en el pasado y tiene unas miras tan reduccionistas. Olé y Olé por los creativos y el director de mk.... vaya tela...

    ResponderEliminar
  4. El Mundo en Cantabria se imprime en Medina del Campo (Valladolid). Al comienzo de la campaña, Alerta hizo también referencia a este dato, pero fue muy puntual.

    ResponderEliminar
  5. Quiza a quien no le molesta que el El Diario Montañés se imprima en bilbao es porque tiene su trabajo estable y no peligra por ese tema, pero lo que no saben es que muchos trabajadores de este periódico se han quedado en la calle por renunciar a viajar todos los días hasta bilbao, a las 8 de la tarde para llegar a trabajar 3 horas despues, llegar del trabajo a casa a las 11 o 12 de la mañana despues del cierre del periódico y hecharse a dormir para levantarse y volver a hacer lo mismo, porque los que trabajan sentados en sus mesas se han quedado en la albericia tranquilamente pero los que se encargaban de la impresión han tenido que decidir entre una calidad de vida o una m...... de trabajo sin aumentos de sueldo, y con la seguridad social vasca, que si les pasa algo estando aqui se tienen que ir a bilbao, y una larga lista de antecedentes por parte del diario montañes que si nos ponemos a contar no acabamos, asi que antes de hablar de rivalidades entre ciudades pensar en la gente que se ha quedado sin trabajo, y hablo porque lo se, soy nieta de un jubilado del diario montañes e hija de un buen trabajador de la impresion del diario montañes, que en su día sacó su página web adelante y ahora está en la calle por este tema, asi que mejor que los que lo hemos vivido no lo sabe nadie, por mucho que quieran disfrazarlo.
    Así que comprar el Alerta, que se imprime en cantabria y los trabajadores son cántabros.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, no creo que estemos hablando de lo mismo. Ojalá la situación de tu familia mejore pero aquí no estamos hablando de eso. Estamos hablando de que un tópico se convierta en arma arrojadiza en el terreno publicitario y que se haga de una forma tan cutre. Y es más, yo también te podría decir que tengo amigos trabajando en Alerta totalmente explotados por esos empresarios tan cántabros así que por favor no mezclemos las cosas porque entonces tú estás animando a que a mis amigos les explote no?. No entiendo tampoco que tu reacción sea animar a que compren el Alerta porque esos trabajadores de El Diario Montañés que tú dices que se han quedado en La Albericia tienen, como tú, una familia... ¿o no?. Esta claro que detrás de estas cosas hay dramas pero de ahí a hacer campaña contra los vascos y hablar de patriotismo... hay una gran diferencia...

    ResponderEliminar
  7. JAJA ahi que ver los de el alerta, cuando el diario se fue para bilbao empezo el alerta con indirectas un poco directas diciendo; el periodico tal se imprime en no se donde, el diario en bilbao, y el alerta en cantabria,empezo con esas indirectas ahora veo un poco fuerte que se utilize un diseño ´´militar`` para promocionarse y atacar al periodico vasco, pero asi es el mundo del periodico.

    ResponderEliminar
  8. Los problemas laborales de El Diario nada tienen que ver con que se imprima en Bilbao. El asunto es que pertenece a Vocento y se está metiendo la tijera en toda España. Y por si no lo sabéis, a algunos profesionales vascos también les están dando la opción de irse a otro lugar o a la puta calle.

    En cualquier caso, la putada que le hacen a esta gente no justifica una campaña chusca, frentista, paleta y manejada por un cuatro tipos que ven como su negocio deja de chutar.

    En lugar de intentar mejorar su negocio, prefieren tirar piedras (chinitas) contra sus vecinos. ¿El siguiente paso será importar la kale borroka?

    ResponderEliminar
  9. Anonimo dijo...
    "con la seguridad social vasca, que si les pasa algo estando aqui se tienen que ir a bilbao",.... ein???? La segurida social te atiende en cualquier parte y gratis. El cambio de médico sólo se aplica si cambias de domicilio.

    ResponderEliminar
  10. ¿Son Cantabros?. No, castellanos, concretamente de una provincia de Castilla La Vieja llamada Santander que en 1982 renego de la region historica a la que pertenece para reinventarse con el nombre de Cantabria. Respecto a la Seguridad Social Vasca, de momento no existe, pero tiempo al tiempo. Para alerta: Santander ir cagar y volver.

    ResponderEliminar