lunes, 8 de octubre de 2012

Cuando la marca devalúa al producto



Hace pocos días vimos cómo algunos medios se hacían eco de la presentación de la cartelería de los partidos políticos que se "enfrentarían" en las elecciones gallegas. Lo más curioso fue ver cómo en el caso del PP, su cartel (formato valla) prescindía de la marca (PP) y del icono representativo (la gaviota).

Haciendo un repaso a los carteles de las cuatro principales agrupaciones, destaca la reducción a la mínima expresión de todo lo referente a la imagen corporativa de los dos principales partidos (PP y PSOE). No solo es que su marca pase prácticamente desapercivida, sino que le ocurre lo mismo a sus colores corporativos.

Sin embargo, dejando a un lado la estética o el diseño de los carteles, a los partidos más minoritarios no les da "vergüenza" mostrar su marca y hacer más protagonista a su mensaje principal que a sus propios candidatos (productos).

¿Un reflejo de la "mala imagen" de política bipartidista en España o es que sus candidatos ya son suficientemente conocidos como para saber a qué formación pertenecen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario