lunes, 27 de enero de 2014

Intrusismo laboral con olor a cohecho en el Colegio Oficial de Diseñadores de Interiores / Decoradores de Cantabria



Llevábamos tiempo en silencio. En ese estado de hibernación propia del tiempo que acompaña a Cantabria últimamente. La noticia que vimos la semana pasada nos ha hecho despertar.

Nuestro estado de latencia no nos impide estar a la escucha en las redes sociales, en las que saltó la alarma cuando un compañero del sector publicó este recorte de prensa.


¿Cómo es posible que un Colegio Oficial regale el trabajo que no es propio de su gremio? ¿Cómo es posible que su presidenta, Mara Pardo Fernández, se jacte de ello? Y, sobre todo, ¿cómo es posible que lo haga a una institución pública como el Ayuntamiento de Santander?

El interiorista / decorardor, al igual que el diseñador gráfico, al realizar su trabajo, soporta un coste mínimo de material y herramientas comparado con su principal valor: el tiempo. Esto puede llevar a restar importancia al hecho de "regalar" este valor a una institución pública.

Ahora pensemos que en lugar de interioristas / decoradores se tratara de otro sector, constructores, por ejemplo, que "regalaran" su trabajo a instituciones públicas ¿Qué tal suena ahora? Con todos los ejemplos que nos dan últimamente los telediarios... huele mal ¿verdad?

Nos hemos tomado la molestia de mostrar la definición de ese olor reflejado en una palabra, por si la presidenta del Colegio Oficial de Diseñadores de Interiores / Decoradores de Cantabria no la conoce. "Cohecho": Delito consistente en sobornar a un juez o a un funcionario en el ejercicio de sus funciones, o en la aceptación del soborno por parte de aquellos. Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

Hemos omitido la definición de "desvergüenza" porque la debe conocer bien.

Estamos deseando conocer la respuesta del Ayuntamiento de Santander.